«Garantizamos la vida de las personas que hacen rescates por amor». Entrevista a Punto Naranja

Acaban de tener su primer cliente hace pocas semanas: su sistema Punto Naranja ha salvado la primera vida en una playa. Es, como dicen ellos, la respuesta a todo el tiempo y dedicación invertidos. El mejor premio, saber que su idea funciona para salvar a las personas de morir ahogadas en el mar.

Este sistema de salvamento marítimo que tiene como peculiaridad que puede ser utilizado por cualquier usuario despierta interés por donde pisa. Hemos entrevistado a Antonio Barrero, CEO de Punto Naranja, que nos acerca más a esta gran idea acelerada en El Cubo.

¿Cómo me puedes explicar Punto Naranja en una sola frase?

Garantizamos la vida de las personas que hacen rescates por amor.

¿De dónde nace la idea de Punto Naranja? ¿Cómo surge?

Después de ver varias noticias en los telediarios muy trágicas sobre ahogados, nos decidimos a intentar aportar algo a este gravísimo problema de salud pública: la gente se ahoga en cualquier momento y en cualquier playa del mundo, el año pasado fueron 415 personas solo en España. Son cifras intolerables.

¿Existe en la actualidad algún sistema similar en el mundo?

No, todos los sistemas que hay actualmente, tienen una cosa en común, y es que necesitan de uno o dos profesionales para su uso, y estos sabemos que solo están los 3 meses de verano y en horario de 10:30 a 19;30 horas, por lo que somos el único dispositivo que funciona 24/365.

Estáis de enhorabuena, por primera vez se ha usado recientemente vuestro sistema para salvar una vida. ¿Qué ha supuesto este hito para vosotros?

Lo primero la justificación de tanto tiempo, trabajo, esfuerzo y dinero invertido. Lo segundo, el poder demostrar que el sistema funciona y lo tercero un plus de publicidad, pero esto último dura 10 minutos, hay que aprovecharlo.

El sistema está pensado para ser utilizado por cualquier persona, ¿es útil también para socorristas?

Es muy útil para el socorrista, pues le permite reducir en más de un 90% el tiempo del rescate, y ellos saben que esto es vital para su posible víctima, y por supuesto es fundamental para salvaguardar la vida de los llamados Ángeles, que son las personas que entran en el agua sin pensarlo dos veces y sin preparación previa, solo por amor y que normalmente suele acabar en una tragedia doble, con rescatador y víctima ahogados. Con nuestro sistema garantizamos la vida a estas personas, además de aumentar las probabilidades de salvar la vida a la persona que está en riesgo.

¿Puedes explicarnos en pasos sencillos su funcionamiento?

Cuando ves que alguien se está ahogando, te acercas a nuestro dispositivo, rompes el precinto y abres una puerta. En ese momento se envía un aviso a los servicios de emergencia. Del interior del dispositivo coges un arnés de rescate, que te colocas y sales corriendo hacia el agua, entras en el agua, nadas hasta la víctima, le das un flotador que llevas cosido a la cintura y aprietas un botón que llevas en el arnés, al estar cogido el arnés con el dispositivo por una línea de vida, es decir por una cuerda que te recoge de forma mecánica, se garantiza tu vuelta a razón de 1,5 metros por segundo, sin cansarte y pudiendo incluso rescatar a 3 personas a la vez.

¿Cómo está funcionando la empresa hasta el momento? ¿En qué fase se encuentra?

Ya tenemos los primeros clientes en playas del mediterráneo, así como un distribuidor en Canarias y otro en Miami, para EE.UU., que aunque aún no han empezado a hacer pedidos, esperamos que lo hagan pronto.

¿Cómo llegasteis a El Cubo? ¿Qué os animó a participar?

Fue después de una reunión en la oficina Smart de Telefónica en Málaga, junto con representantes del Ayuntamiento de Málaga. A partir de esa reunión, nos hablaron de El Cubo y tanto desde Telefónica como desde La Farola nos animaron a participar.

SOS Punto Naranja

 

¿Qué ha cambiado en vuestra empresa en vuestro periodo en El Cubo?

Hemos pivotado mucho nuestro modelo de negocio, la forma de vender y ofrecer el producto a los clientes, así como el comienzo de nuestra internacionalización, gracias al programa que tiene El Cubo con StepOne.

¿Cuáles son los aspectos que más os han servido en este espacio crowdworking?

Las charlas con los mentores son muy enriquecedoras, para una pyme es fundamental el reciclaje y si no fuera por estas reuniones, quizá nos hubiéramos quedado un poco desfasados en muchos aspectos desde el punto de vista empresarial.

¿Cuál es vuestro próximo reto? ¿Qué otras aplicaciones o desarrollo futuro puede tener vuestro dispositivo?

El dispositivo Punto Naranja aplicado a unidades móviles, es decir, a vehículos eléctricos, y el Punto Naranja para todo tipo de embarcaciones.

Como emprendedores, ¿qué consejo daríais a aquellos que están poniendo en marcha su idea de negocio y que sueñan con estar algún día en El Cubo?

Todos los emprendedores tenemos una cosa en común, pensamos que nuestra idea es la mejor idea de todas, que somos los mejores. Cuando llegas aquí tienes un baño de realidad al ver que ideas que crees que son peores que la tuya, están triunfando. Eso te da que pensar, hace que dejes de verte como el ombligo del mundo y pongas los pies en el suelo, es la única manera de resistir los dos años de travesía del desierto que hay que pasar para que tu empresa salga a flote, así que paciencia y trabajo es mi consejo.