UVI24, la aplicación que ayuda a salvar la vida de los animales

En el ámbito de los negocios suele triunfar el primero que detecta una necesidad. Es el caso de UVI24, una de nuestras startups de La Farola que, con la mirada alerta que caracteriza a quienes poseen instinto emprendedor, se dieron cuenta de que no existía un servicio de información para gestionar urgencias veterinarias. Desarrollan una aplicación con una doble utilidad: conectan a los dueños de las mascotas con su centro veterinario más cercano y además, ofrecen un sistema que colabora en la búsqueda de mascotas perdidas.

Parten de una premisa, de un principio de actuación que impregna sus esfuerzos y su día a día en nuestro espacio de crowdworking malagueño: una mascota es un miembro más de la familia, y como tal, merece la misma facilidad, rapidez y eficiencia en la atención. Nos lo cuenta Óscar Echeverría, fundador y CEO de UVI24.

¿Cómo surge UVI24?

Surge dándole muchas vueltas a la cabeza y tratando de dar soluciones a cuestiones en las que nunca nadie había pensado, como es el poder atender a los animales de compañía en caso de urgencia o cuando el veterinario de confianza no te puede dar el servicio que necesitas. Nosotros nos hemos hecho fuertes en esa necesidad y creo que lo estamos haciendo muy bien.

¿Cómo definirías a UVI24 en una sola frase?

Ofrecemos una aplicación gratuita que ayuda a salvar la vida de los animales ganando minutos que resultan vitales en caso de una emergencia. Nuestro servicio de información entra en juego para intentar ayudar y salvarles la vida.

¿Qué necesidades detectasteis en el ámbito veterinario?

Somos pioneros en el sector. Hay algunos veterinarios que han lanzado sus propias aplicaciones, pero para sus propias clínicas y pacientes. Nosotros, en cambio, hemos desarrollado la primera aplicación a nivel nacional. Hacemos mucho hincapié en la divulgación y la difusión de ese servicio 24 horas, ya que resulta sorprendente el número de personas que desconocen que muchos veterinarios tienen servicio presencial 24 horas. El animal de compañía es un miembro de la familia y se está trabajando para eso, para poder atenderlo como si fuera una persona.

¿Cuál es el target?

Por un lado, los veterinarios, de quienes obtenemos nuestra capitalización. Ellos quieren difundir que tienen un servicio de 24 horas presencial y que pueden trabajar en cualquier especialidad. Por otro, el dueño de la mascota, que puede tener una urgencia veterinaria y no saber qué hacer: nosotros le proporcionamos la información para saber adónde puede acudir para salvar la vida de su mascota.

¿En qué consiste el servicio ‘Mascota perdida’?

Es como una especie de farola virtual. Hay muchos animales que no suelen salir mucho de casa, que se despistan, se escapan y luego no saben cómo volver. También muchos que se pueden escapar de parques caninos o de playas. Tenemos una funcionalidad completamente gratuita a través de la cual el dueño del animal puede colgar una foto del animal con una pequeña descripción física, si consideran que hay algo en el animal que pueda ayudar a localizarlos más fácilmente, así como la posición en el mapa donde se le ha visto por última vez. Desde el centro de control validamos ese aviso y lo enviamos a toda la gente que tenga descargada la aplicación en un radio de 5 kilómetros. Cuanto más grande sea nuestra comunidad, a más gente llegará, por eso seguimos dándole vueltas para poder otorgarle más valor a la aplicación y que los usuarios la quieran tener siempre en sus dispositivos.

UVI24 startup La Farola
Óscar Echeverría, CEO de UVI24, en una sesión de trabajo con nuestro mentor Bassem Nwelati

¿Cómo funciona UVI24?

Tiene un funcionamiento muy sencillo. Se geolocaliza la llamada del usuario, se hacen unas preguntas protocolarias, como el tipo de animal, la urgencia, el peso o la edad. Se envía a la aplicación la dirección del veterinario más cercano a la posición desde donde hayamos recibido esa urgencia. Después se confirma con el usuario que va camino del hospital y mientras el dueño se dirige hacia allí, nosotros nos ponemos en contacto con el hospital desde nuestro call center para explicarle qué tipo de urgencia va en camino, para que puedan estar preparados y así ganar tiempo. Gracias a este servicio el usuario disfruta de la tranquilidad que supone que saber que, cuando llegas con tu animal, te están esperando y tienen todo el equipo preparado para atenderlo.

¿Qué aceptación está teniendo tanto vuestro servicio de información de urgencias veterinarias como el servicio ‘Mascota Perdida’?

Era difícil no caer de pie en un proyecto tan pionero e innovador. Tuvimos una gran aceptación tanto por parte de los facultativos como de los usuarios, ya que era una necesidad muy demandada por la mayoría. Cuando tienes una urgencia veterinaria puedes acudir a Internet, pero ahí hay de todo: centros que ofrecen servicios que luego no facilitan, páginas desactualizadas, teléfonos que no atiende nadie porque la clínica ha cerrado etc. Aquí es donde UVI24 ha calado de forma más interesante: nosotros actuamos como un filtro para que el dueño del animal no se tenga que preocupar de nada. A nivel veterinario también hemos tenido una gran aceptación, porque este servicio no existía como tal, lo hemos desarrollado nosotros. Hemos sido capaces de innovar en un sector en el que queda mucho por hacer y mucho por desarrollar.

¿Qué obstáculos tenéis que sortear y cómo les hacéis frente?

Las principales trabas son financieras. Es complejo llegar a nivel nacional. En Valladolid o en Zamora, por ejemplo, no nos conocen.

¿Dónde operáis?

Estamos en 19 provincias, con casi 40 hospitales y nuestra intención es terminar el primer trimestre de 2019 con presencia en toda España. Hay territorios a los que es muy difícil llegar porque son muy extensos y con poca población. Son muy importantes las infraestructuras, ya que tenemos que tener en cuenta que los traslados de los animales tienen que ser en coche, para que sean lo más rápidos posible. También estamos trabajando en la posibilidad de crear un servicio de veterinarios a domicilio.

¿Cómo está siendo vuestra experiencia en La Farola?

Todo va muy rápido. El nivel de profesionalidad de los mentores es maravilloso. Estamos aprendiendo muchísimo y nos están ayudando en muchas áreas: jurídica, modelos de negocio, marketing digital. En nuestro día a día estamos aquí en la oficina, intentando sacar adelante el mayor número posible de trabajo, intentar no dejarnos nada en el tintero, crecer y avanzar. Los mentores nos han ayudado a detectar pequeños fallos y estamos intentando solucionarlos. El espacio es alucinante, con las salas de reuniones y los medios tecnológicos. Además, Andalucía Open Future proporciona un a red de contactos para poder seguir creciendo.

¿Qué dirías a un emprendedor que tenga un buen proyecto y quiera dar el salto?

El que es verdaderamente emprendedor no necesita un empujón. Mi recomendación es que, si tienes una idea, no te la guardes. Dicen que donde más millones hay es en el cementerio, porque mucha gente se va a la tumba con el proyecto de sus vidas. Al principio cometimos el error de querer correr mucho para que no nos copiasen, y quizás deberíamos haber empezado solo en Málaga, después habernos hecho fuertes en Andalucía y luego dar el salto a España, en vez de lanzarnos a todo el país.

¿Dónde os veis a largo-medio plazo? ¿Qué planes tenéis de cara al futuro?

Nos dimos cuenta de que lanzarnos a toda España de golpe fue un error, pero ya no podemos cambiarlo. Ahora ya lo que queremos es hacernos grandes en toda España y plantearnos seriamente la internacionalización. El servicio está planteado, está testeado, ya tenemos una facturación importante. Nuestra hoja de ruta es empezar a actuar pronto en capitales europeas.