Miguel Macías nos cuenta el mejor camino para innovar a través de su libro

Miguel Macías es uno de esos mentores con una larga experiencia que conoce todos los vaivenes de las empresas, el ciclo completo que puede vivir un emprendedor desde que inicia su proyecto hasta que se consolida. Gracias a este bagaje y a su propio recorrido ha creado la metodología EDV (Entender, Definir y Validar). Esta propuesta se basa en entender la oportunidad que se le presenta a la persona emprendedora, definir la idea y, por último, validar el modelo de negocio.

El mentor ha aunado en este método sus especialidades, dándole rienda suelta a sus conocimientos. Así, la EDV combina herramientas de análisis estratégico, design thinking, lean startup y desarrollo de clientes.

También gracias al equipaje de vivencias relacionadas con el mundo del emprendimiento, Macías ha escrito el libro El camino para innovar, un manual que ayuda al emprendedor a tomar decisiones y aplicar la innovación en cualquier fase del proceso de lanzamiento al mercado de un producto o servicio.

Aprovechamos la presentación de su libro para hacerle esta entrevista, en la que nos cuenta mejor cómo ha desarrollado su metodología y su percepción de todos estos años de experiencia. El acto tendrá lugar en El Cubo el próximo 21 de diciembre a las 18:30 horas.

Durante el mismo, el autor tendrá la ocasión de presentarnos a Daniel López, CEO y fundador de la empresa sevillana Bitnami, y charlar y debatir con él. Bitnami, una plataforma que nos permite montar y configurar de forma muy sencilla todo tipo de aplicaciones web y servidores, es uno de los casos de éxito que Macías destaca en su libro, y será una gran ocasión para conocer su historia que ya nos anticipa en esta entrevista.

¿Qué se aprende en más de 22 años ayudando a personas a poner en marcha sus ideas de negocio?

Para emprender hay un proceso de toma de decisiones que conlleva un riesgo y posee elevada incertidumbre, por lo que es preciso estar ligero de equipaje, de responsabilidades y de obligaciones. De lo contrario estaremos condicionados por decisiones estratégicas que llevan a “explotar ideas existentes” más que a “explorar nuevas”. Son ese tipo de decisiones, las de explorar, las que nos abren nuevas posibilidades y alternativas a las ya existentes en el mercado. Para emprender es preciso ser valiente, creativo y perseverante.

¿Qué significa innovar y cómo se aplica la innovación al proceso de poner en marcha una idea de negocio?

Es posible que la palabra innovación esté asociada únicamente a tecnología aplicada a una solución, y es probable que los modelos más tradicionales perciban la acción de innovar a cambios disruptivos. Personalmente creo que innovación es toda acción que provoca un cambio en modelo de negocio existente, siempre y cuando cumpla con tres requisitos: que sea deseable, que sea factible y que sea rentable. A esto me gusta añadir que sea sostenible. Y sostenible en su doble acepción: con el sentido de permanencia en el tiempo o ventaja competitiva, pero también con el significado de sostenibilidad social.

Se podrá innovar desde el modelo de ingresos como hizo HP con su programa Instant Ink, mediante el cual pagas desde 3 euros mes, en función al número de páginas que imprimas, y ellos te envían los cartuchos a casa y reciclan los usados. No es solo cambiar el modelo de ingresos, es decir, cómo haces pagar a tus clientes, sino la capa de valor que estás añadiendo: comodidad y despreocupación, reciclado, consume lo que necesitas únicamente, etc.

En definitiva, la innovación puede explorarse desde cualquier ámbito del modelo de negocios, no sólo desde el producto con la incorporación de tecnología.

¿Y cómo se aprende a innovar?

A innovar se aprende explorando con método y disciplina. A innovar se aprende cuando estresas la idea. Estarás provocando que aparezcan las imperfecciones, que afloren en fase temprana, que aprendas lo que funciona y lo que no. Eso sí, para innovar es necesario aplicar método, disciplina y un horizonte temporal en ese proceso de experimentación. A eso me refiero con estresar la idea, implica someterla a los poderes del mercado mediante experimentos controlados, definidos y que nos permitan aprender del proceso para aplicarlo a las ideas. Hemos de comprender cómo y por qué éstas evolucionan.

¿Puede innovar cualquier emprendedor sin conocimientos pero con iniciativa?

Innovar implica mucha capacidad de observación y comprensión de la realidad que te rodea, y también capacidad de adaptación al entorno. Pero hay algo dentro de la palabra innovar que es difícil de aprender, la actitud de las personas que quieran innovar. Será posible influir, persuadir, incluso formar en ciertas habilidades y competencias, pero para ser un innovador es preciso tener la actitud correcta ante los cambios y la evolución. Tener la curiosidad por descubrir, por evolucionar continuamente, por aprender, desaprender y comprender. Cualquier emprendedor puede innovar, pero es preciso actitud y cierto método.

En tu libro se habla de la metodología EDV (Entender-Definir-Validar), creada por ti. ¿Puedes explicarnos brevemente en qué consisten estos tres pasos?

EDV es el acrónimo de Entender la Oportunidad, Definir la Idea y Validar el Modelo. Es como entiendo cualquier proceso de toma de decisiones, encaminado a producir, crear o provocar un cambio o adaptarte al mismo. Cualquier lanzamiento de un producto o servicio tiene un proceso de toma de decisiones detrás donde la incertidumbre y el riesgo son inherentes al mismo. Con EDV pretendo controlar lo máximo posible ese escenario. Deberíamos saber qué ocurre cuando tomamos una decisión y cómo influir en su resultado para poder cambiar o evolucionar el mismo. En algunos escenarios será más complejo por la naturaleza del entorno (modelos donde la tecnología está más presente o modelos donde influyan muchos stakeholders) y en otros más simple, pero en cualquier caso, estaremos jugando con el tiempo, el dinero y nuestro esfuerzo, con lo que es preciso saber como tomar decisiones, qué ocurre cuando las tomamos y, sobre todo, cómo y qué cambiar para acercarnos al objetivo que nos hayamos marcado.

EDV podrá ayudar a tomar decisiones estratégicas, para lanzar nuevos productos o servicios al mercado o explorar otros; para incorporar otros clientes o nuevas líneas de negocio; para buscar nuevas alternativas de expansión y crecimiento; para modificar el posicionamiento respecto a la competencia; para innovar en tus productos o servicios optimizando los recursos o para adaptar tu empresa a la economía digital.

 

Charla de Miguel Macías

¿Por qué es tan importante la experiencia con Bitnami?

Bitnami es un claro ejemplo de que se puede innovar, independientemente desde el lugar en el que residas y de los recursos de los que dispongas, al menos en fases tempranas. Es también ejemplo de cómo explorar una oportunidad aprovechando una tecnología emergente (cloud), para adaptarla a una necesidad por la que el mercado acepta pagar. Y de cómo hacer crecer una empresa y gestionar un equipo de cerca de 100 personas. Y todo ello gracias a la tenacidad y visión global de Daniel López y de todo su equipo.

¿Qué es una startup?

Se dice que un startup es un experimento para ver si detrás de una idea existe un modelo de negocio, es decir, podría decirse que una startup es una empresa en potencia, pero que requiere cierto descubrimiento y validación para confirmarlo. Cuando eres una startup estás intentando descubrir si una oportunidad tiene detrás un modelo de negocio. Esta es la principal misión del equipo de una startup.

¿Qué es para ti Andalucía Open Future?

Es el entorno ideal para que apliquen las startups. Porque se encontrarán con equipos de mentores, con acceso a contactos del ecosistema, con posibilidades de inversión, con formación y con cierto método. Todo ello les servirá de apoyo para fases tempranas donde la validación de las principales y más críticas hipótesis de sus modelos de negocio debería ser su objetivo fundamental.

¿Se basan los proyectos de Andalucía Open Future en ideas innovadoras?

Todos los proyectos cuando llegan son ideas innovadoras en mayor o menor medida. Algunos son combinaciones de productos o servicios existentes, y otros se basan en aplicar tecnología en soluciones tradicionales.

¿Qué es lo que más te llama la atención de las startups cuando llegan a los espacios de AOF?

Las ganas que traen en absorber todo el conocimiento que se les ofrece. A veces hay que frenarles y obligarles a poner foco en lo verdaderamente importante, en función de la fase en la que se encuentren de su proyecto. Esa es la misión fundamental al principio. Otro aspecto importante es que muchos de ellos llegan sin la mínima estructura organizativa y personal. AOF pone mucho énfasis en el equipo, en las personas, en los roles que cada uno ocupa en él, en analizar las principales fortalezas y debilidades para poder aprovechar la oportunidad que tienen por delante.

¿Cómo crecen los proyectos en el periodo de aceleración?

El descubrimiento y validación de una oportunidad a veces lleva consigo el que no exista aceleración o crecimiento, sino todo lo contrario. Precisamente, en muchas ocasiones el periodo de aceleración implica abandonar la idea inicial, o cambiarla casi radicalmente. Lo importante es la capacidad de los promotores de la idea de ser flexibles y de adaptarse a las conclusiones y resultados del proceso. Y eso es crecimiento, personal de los promotores y del propio proyecto.

Y los emprendedores, ¿crecen en AOF?

En AOF puedes apreciar cómo evolucionan los emprendedores, cómo aprenden a tomar decisiones considerando otros puntos de vistas, cómo aplican método a ese proceso, cómo crecen personalmente, cómo se conocen mejor ellos mismos y a los miembros del equipo.

Algo que te gustaría compartir sobre Andalucía Open Future con aquellos que puedan leerte.

Pues animar a todo el que tenga un idea, que haya explorado mínimamente la oportunidad de la misma, a aplicar a AOF porque encontrará el entorno adecuado para acelerar el proceso de descubrimiento y validación de esa idea. Además, por el camino, se llevará contactos, conocimiento y crecimiento personal.