Rondas de financiación: ¿Cuestión de confianza?