Beabank: una startup fintech para facilitar la financiación a los usuarios

Obtener financiación de un banco puede ser una tarea, en ocasiones, complicada. Se rodean muchos factores que pueden dificultar este trámite: condiciones laborales, avales, situación económica… Si no reunimos los requisitos nos resultará complicado obtener el crédito que solicitamos. Beabank, startup fintech acelerada en El Patio, plantea una solución basada en economía colaborativa para resolverlo. ¡Conocemos a fondo esta startup!

¿En qué consiste y cómo nace Beabank?

Beabank es un plataforma financiera de banca colaborativa. Creamos grupos de usuarios para negociar con el banco de la misma forma en la que lo hacen los grandes patrimonios. Conseguimos las mejores condiciones en planes de pensiones, fondos de inversión, hipotecas y préstamos.

Decidimos iniciar este proyecto después de 12 años trabajando en banca. Las entidades se aprovechan de la falta de educación financiera y vulnerabilidad de la sociedad, que posee una menor capacidad de negociación. 

¿Qué ventajas ofrecéis a los usuarios?

En la banca existen productos y precios dependiendo de quién seas. A través de la comunidad Beabank aumentamos la capacidad de negociación de nuestros usuarios frente a la banca. Generamos un volumen de negocio más elevado y lo presentamos a las entidades financieras mediante subastas, consiguiendo así alcanzar las mejores condiciones en fondos de inversión, planes de pensiones, préstamos e hipotecas.

Nuestros usuarios, aunque se encuentren en una situación económicamente más frágil, tienen a su disposición un equipo de asesores financieros y fiscales enfocados en proteger sus intereses y animarlos a negociar con los bancos de tú a tú.

Como startup fintech, ¿qué importancia otorgáis a la economía colaborativa?

Siempre ha existido, lo que ocurre es que la tecnología está contribuyendo al crecimiento exponencial de este modelo económico, sustituyendo modelos de negocio tradicionales por otros que generan más atractivo a las nuevas generaciones y que están adaptados a la revolución del consumo mundial.

A través de esta colaboración los usuarios pueden conseguir sus pretensiones de una forma más fácil, más barata y con una experiencia de compra mucho más potente. En nuestro caso, ni siquiera se conocen entre ellos. Entran en la comunidad beabank para poder negociar con los bancos como si fueran grandes fortunas, gracias a la unión de las personas. Después le damos el código promocional de la entidad ganadora para contratar el producto en la sucursal más cercana. 

Gracias a la economía colaborativa podemos crear una industria financiera más justa y equitativa. Habría que complementarla con un programa escolar de educación financiera, impulsado por agentes sociales y otros actores que no sean solo el Banco de España y la CNMV, porque se trata de que el que te enseñe no sea después el que te venda.

¿Tiene competencia Beabank? ¿Cuál es vuestro valor diferencial?

Todas las empresas tienen competencia, de una forma o de otra. Existen en el mercado muchos agregadores financieros y plataformas fintech. Sin embargo, nuestro valor principal se encuentra en nuestra comunidad: entre todos conseguimos las mejores condiciones en nuestros productos bancarios. Juntos somos más fuertes. 

Cada día damos razones para que vengan, razones para que se queden y razones para que nos recomienden.

¿Qué tipo de usuarios tenéis y cómo está siendo la acogida?

Principalmente nuestros usuarios son de la generación millennial. Están más habituados a la digitalización y no tienen compromiso psicológico de permanencia con una entidad bancaria, como sí tienen las generaciones anteriores, que son más fieles a su banco de toda la vida.

La acogida está siendo todo un éxito, ha superado nuestras expectativas. El hecho de que dentro del equipo de Beabank haya exempleados de banca hace que se transmita solvencia y seguridad en lo que decimos y hacemos. Al fin y al cabo, hemos estado detrás de bastidores y sabemos «dónde y cómo tocar».

¿Cómo está siendo vuestro crecimiento? ¿Qué hitos destacaríais?

Esto está yendo más rápido de lo que creíamos. Cada día pasan muchas cosas, en todos los aspectos. Esto hace que vayamos, en muchas ocasiones, apurados, o con muchas tareas diarias. En solo cuatro meses hemos gestionado más de 25 operaciones, empezando desde cero. Para nosotros esto es un éxito. 

Además, en cuestión de un mes es posible que cerremos un acuerdo de colaboración con una asociación de empresarios de la zona, con la finalidad de crear un centro financiero para sus asociados. 

Tendrán en un mismo lugar toda la oferta bancaria, pero a precios de Beabank, gracias a la unión de las personas. Además ofreceremos asesoría financiera y un canal de reclamación de comisiones bancarias. Ya no irán solos al banco, podrán negociar con las entidades como lo hacen las multinacionales.

¿Cómo está siendo vuestro paso por El Patio? ¿Y el día a día en la aceleradora?

Como resumen, nos hemos ahorrado más de un año de trabajo gracias al know-how de los mentores, el networking, la visibilidad y la energía que se respiran en El Patio. Además tenemos una zona de trabajo gratuita, con un equipo de dirección y soporte excelentes. ¡Qué más se puede pedir!

Nuestro día a día en la aceleradora es vibrante y en constante ebullición. No siempre empiezas el día bien y con positividad, sin embargo, una vez entras por las puertas, te contagian de energía y movimiento. Esto nos encanta.

¿Cuáles son vuestras metas a corto plazo? ¿Y a largo?

Nos gustaría y estamos en disposición de conseguir una comunidad de, al menos, 500 personas al finalizar el programa Andalucía Open Future.

A largo plazo, trabajaremos para que Beabank sea un centro financiero en el que se centralice toda la oferta bancaria a unos precios óptimos. Una plataforma donde nuestra comunidad pueda conseguir los mismos productos y precios que obtienen las grandes fortunas de nuestro país. Cuantos más seamos, más fuerza tendremos.

Queremos agradecer al equipo de Beabank sus palabras y le deseamos mucha suerte en su recorrido.