José Manuel de Ben: el retrato de un emprendedor imparable

Los sueños no entienden de edades. Tampoco José Manuel de Ben, quien, a sus 69 años, es una fuente incombustible de inquietud, de actividad, de pasión por superar nuevos retos. Este entusiasmo ejemplar ha llevado a su startup, 3D Impact, acelerada en El Cubo, a ganar el reto ‘Imparables’ de Aquarius, un galardón que reconoce el espíritu empresarial en aquellos mayores de 60 años que tienen ganas de innovar, demostrando así que emprendimiento y edad no son excluyentes. 

José Manuel es una de esas personas que no concibe que al superar los sesenta la vida tenga que volverse pasiva. Cree que en el ecosistema emprendedor todo el mundo tiene algo que aportar, independientemente de los años. Sus ideas destacan en un mundo en el que el emprendimiento está muy enfocado hacia los jóvenes. Pero este rasgo, según nos cuenta, también le ha aportado ciertas ventajas: «Tal vez el hecho de que seas mayor ayuda a que te escuchen, porque les sorprende».

«Lo más importante a la hora de desarrollar 3D Impact ha sido la constancia, que nos ha permitido pivotar a tiempo y alcanzar los objetivos»

¿Un consejo para otros emprendedores de su edad? Que no se corten cuando los jóvenes hablen de sus padres o sus abuelos como personas ajenas al mundo digital y también que estén abiertos a aprender cosas nuevas. «Yo, que además soy del sector TIC, me atrevería a decir que casi todo lo que sé de emprendimiento, metodologías, financiación, creación de equipos, etc., lo he aprendido en los últimos seis años».

Premio Imparables

José Manuel de Ben, fundador de 3D Impact, nos habla sobre esta startup de economía circular e impresión 3D

Después de ser seleccionado como finalista, tuvo la oportunidad de recibir asesoramiento y formación durante un mes por parte un equipo de mentores, como María Fernández, creadora de la firma de calzado Uniqshoes. José Manuel es el impulsor de 3D Impact, una innovadora empresa que permite introducir la economía circular en la industria de la impresión en 3D, a través de la recuperación y la reutilización de los residuos que esta tecnología genera. Una solución eco-friendly que contribuye a diseñar un sector respetuoso con el medioambiente. 

¿Cuál ha sido la receta del éxito de esta empresa? «Lo más importante a la hora de desarrollar 3D Impact ha sido la constancia, que nos ha permitido pivotar a tiempo y alcanzar los objetivos», nos cuenta José Manuel. Considera que trabajar por el medioambiente es devolver lo que la sociedad ha hecho por él, pues considera que ha tenido mucha suerte, especialmente en el ámbito profesional. 

Para llevar a cabo los siguientes pasos, el proyecto ha sido dotado con unos 6.000 euros de capital semilla, parte del cual José Manuel tiene pensado invertir en máquinas de reciclaje de residuos. Ahora el reto está en extenderse al resto de Europa y ampliar el servicio a otros plásticos, pues actualmente se aplica solo a envases. «En esta fase también vamos a comenzar la parte más tecnológica del proyecto: la logística y el trazado de residuos, utilizando tecnologías emergentes como blockchain o IoT».

José Manuel es la demostración palpable de que la edad no es ningún límite y de que uno siempre está a tiempo de conseguir aquello con lo que sueña. La ilusión y las ganas son la mejor gasolina para superar las metas y, mientras se tengan, por muchas décadas que se cumplan, siempre se es joven.

¡Enhorabuena por este reconocimiento, José Manuel! 😊