“Estoy aprendiendo muchísimo de lo que significa emprender”. Entrevista a Mingo Bioinformatics

Cuando leemos que Mingo Bioinformatics ofrece servicios bioinformáticos que se centran en el análisis de datos genéticos para obtener información que ayude a mejorar la salud y la calidad de vida del cliente, nos puede sonar un poco lejano y perdernos en la explicación si no estamos metido en materia.

Sin embargo, escuchando a Ana Medina, CTO de la startup acelerada en La Farola en la actualidad, entendemos bien en qué consiste la idea gracias a sus explicaciones y ejemplos, que recrea de forma muy clara para que lo entendamos.

La mejor forma de conocer Mingo es leyendo las respuestas de Ana.

¿Cómo surgió la idea de Mingo?

La idea la inició Samuel, el CEO de la empresa, cuando estaba haciendo sus prácticas de la carrera de Bioinformática en el Hospital Costa del Sol, al hacer el estudio genético de una familia con problemas de salud. Hallaron bastantes respuestas a las preguntas que se estaban haciendo y su propio tutor de las prácticas, entonces con un importante cargo de I+D del hospital, le propuso a él y a otro compañero que iniciaran una empresa en la que pudieran poner en práctica todo eso que habían aprendido.

¿Cómo definirías Mingo Bioinformatics en una frase?

Queremos ofrecerle a todo el mundo su información genética y que la tenga actualizada para toda su vida, que pueda poner en práctica la medicina preventiva y mejorar su calidad de vida.

¿Quién es vuestro cliente?

Está enfocado a todo aquel que tenga un poco de preocupación por su salud, que le importe mejorar su calidad de vida. Esto incluye a deportistas, a gente preocupada por su nutrición, a cualquier persona que haya tenido antecedentes en su familia por alguna enfermedad y, en gran parte, a los médicos, que cada vez están más metidos en la genética aplicada a la medicina de precisión, para que tengan así un apoyo al diagnóstico y a la medicina preventiva.

¿Cómo se comercializa vuestro servicio?

Nosotros tenemos dos ramas de negocio. Una estaría enfocada directamente al usuario final, pero es mucho más difícil abrirse camino a través de esa rama de negocio. Así que queremos abrirnos camino a través de los médicos, en gran parte a través de hospitales privados, porque ahora mismo en la sanidad pública es más difícil, y que ellos sean nuestros conductores para llegar al usuario final y a los pacientes y que los dos obtengan beneficios.

¿Qué datos ofrece exactamente el estudio?

Nosotros podemos secuenciar el genoma completo, que es toda la información que hay en nuestro ADN. De ahí sacaríamos mucha información, que además se iría actualizando y aumentando en gran medida a lo largo de los años. Porque todo esto son investigaciones que se van validando y, una vez que tenemos la información genética, cada vez que salga alguna noticia de un gen que se relaciona con una enfermedad, por ejemplo, y sabiendo que el paciente tiene esa mutación, somos capaces de relacionarlas.

También podemos secuenciar el exoma, que es el 1% del genoma que codifica las proteínas, que da también muchísima información pero tiene un precio un poco más bajo porque tiene menos cantidad de datos pero da casi la misma información que el genoma, pero sin las zonas reguladoras del ADN.

Además, podemos hacer análisis específicos si el paciente está preocupado por una enfermedad en concreto, análisis sobre nutrición, si es deportista y quiere ver su masa muscular… Se pueden hacer paquetes concretos de la parte que le interese al paciente o tenerlo todo.

¿Cómo funciona exactamente?

Hay dos vías. La primera es a través del médico, si este solicita un análisis genético y lo hace a través de nuestra empresa. Lo primero de todo es ofrecer un consejo genético al paciente, es algo necesario a nivel ético y legal. Se extrae una muestra de saliva que se envía al laboratorio, se secuencian y obtenemos y procesamos los datos. Luego, los subimos a la plataforma online para que se puedan visualizar y se puedan descargar.

Si es directamente a través del consumidor, lo solicitaría a través de internet, pero igualmente nosotros los redirigimos a un médico, que le da el consejo genético, obtiene la muestra y el proceso entonces sería el mismo.

¿Cómo se muestran esos datos?

Esta es la parte en la que queremos diferenciarnos de la competencia. Además de darte toda la información genética, de darte un informe clínico, una tabla con muchos datos, queremos hacer una plataforma online que sea muy friendly, que se pueda navegar, en la que se puedan clasificar las enfermedades de riesgo por especialidades, en la que se puedan visualizar los datos con facilidad y ayude verdaderamente al usuario pero también al médico que no esté especializado en genética y pueda ayudarle en el diagnóstico.

¿Qué os está aportando en el tiempo que lleváis La Farola?

La verdad es que en el poco tiempo que llevamos aquí, pienso que la empresa ha avanzado más que en todo el tiempo que llevábamos antes. Por mi parte, estoy aprendiendo muchísimo de lo que significa emprender, lo difícil que es montar tu propia empresa y la de cosas en las que tienes que formarte. Nos está aportando mucho impulso, mucha ayuda, ideas y contactos que nos van a servir en un futuro.

Mingo Bioinformatics

¿Cómo ha evolucionado entonces la empresa desde que habéis entrado aquí?

Ha evolucionado bastante porque llegamos en una fase muy temprana (todavía lo estamos) y ya tenemos un camino marcado: ya tenemos la página elaborada, la plataforma ya está diseñada y estamos empezando a elaborarla. La verdad es que en este tiempo nos hemos puesto las pilas y yo creo que sirve bastante.

¿Qué es lo que más valoras del proceso de aceleración en La Farola?

El espacio y el contacto con el resto de empresas están muy bien, pero de lo que más estoy aprendiendo es de las mentorizaciones y las charlas porque lo puedes aplicar en el día a día. Sobre todo, las mentorizaciones son muy específicas y muy centradas en sacar nuestro producto al mercado y eso ayuda mucho.

¿Cuál es vuestro siguiente paso?

Ahora mismo estamos desarrollando un prototipo funcional de la plataforma. Nuestro paso siguiente es validarlo con médicos. Estamos moviéndonos para encontrar una validación de mercado con clientes potenciales que serían esos médicos. Queremos ver si la plataforma les resulta útil y podríamos avanzar.

¿Tenéis previsto cuándo podría salir vuestro producto al mercado?

No podemos hacer una estimación exacta. Pero si todo va bien con el prototipo y la validación, para el primer trimestre del próximo año podríamos sacarlo.

¿Qué le dirías a los emprendedores que están pensando si participar en este nuevo #RetoAOF?

Les diría que merece mucho la pena intentar entrar aquí porque el apoyo y la mentorización que se da es de muchísima calidad. Les diría también que aquí te aportan muchísimo aprendizaje y contactos y, sobre todo, que te empujan a sacar adelante la idea que tienes.