El Cubo reúne a los actores tradicionales del sector inmobiliario con startups que proponen nuevas ideas

El Cubo organizó la pasada semana el evento #Proptech_by_AOF en el que, a través de dos mesas redondas, se tocaron temas como el comportamiento del cliente actual, la uberización del sector o la irrupción de tecnologías como el blockchain o el big data.

El futuro del sector inmobiliario pasa por la digitalización de numerosos factores y la transformación de procesos hasta hoy inamovibles. Esta realidad conecta a los actores tradicionales con startups que están proponiendo nuevos modelos de negocio y formas diferentes de operar en la industria y que, sin duda, van a cambiar gran parte de lo que conocemos, como ha ocurrido en tantos otros sectores como el transporte o la comunicación.

Andalucía Open Future consiguió reunir por primera vez a los actores tradicionales del sector inmobiliario con empresas innovadoras que prometen una transformación transversal del mismo. El evento ‘#Proptech_by_AOF’ congregó en El Cubo a numerosas agencias, promotores y otras empresas del sector inmobiliario que dieron sus puntos de vista en dos mesas redondas organizadas para la ocasión, y con el objetivo de dar respuesta a las preguntas planteadas previamente por el público asistente a través de una aplicación móvil.

Estas mesas estaban moderadas por el periodista, coordinador en la Oficina del Portavoz del Gobierno Andaluz y mentor de comunicación del espacio sevillano, Jesús Ollero, y Alberto Remesal, fundador y CEO de la startup Hombex, un portal para poner en contacto a particulares que quieran alquilar viviendas.

Consenso y conciencia del estado del sector inmobiliario

Concretamente, los invitados de la mesa del real estate ─los actores tradicionales─ trataron de averiguar dónde están actualmente los clientes, cuáles son los nuevos retos del sector, si la tendencia actual pasa por comprar o alquilar viviendas y cómo podían actuar ante las nuevas proptech, las empresas que están innovando en este ámbito. Los invitados fueron Diego Chacón, director territorial de Andalucía de Aedas Homes, Rafael Valdés, director de marketing y producto de Noteges Consulting, M. Ángel Trujillo, gerente de Fomento Inmobiliarias y presidente de Alianza Sevilla, Javier Martín, director general de Galia Grupo Inmobiliario y Nieves Cañete, digital manager de Altamira Asset Management.

Los promotores inmobiliarios no vieron en ningún momento las nuevas propuestas del mercado como una amenaza. Todo lo contrario, estuvieron de acuerdo en que las nuevas ideas llegan para sumar, y mostraron ser plenamente conscientes de que han de actualizarse si quieren adaptarse a las nuevas tendencias a tiempo. Hubo consenso en la necesidad de cambio. «Pronto se venderán viviendas sin contacto físico, pero todavía hace falta crear esa relación de confianza entre comprador y vendedor», manifestó Javier Martín para referirse a la relación con el cliente en la actualidad. Diego Chacón, por su parte, puso el acento en el posicionamiento web, la presencia en redes sociales y las nuevas tecnologías para impulsar la venta. Nieves Cañete sentenciaba: «Los retos del sector inmobiliario pasan por la digitalización».

 

Proptech_by_AOF

En la mesa de las startups conversaron durante unos 90 minutos el fundador y CEO de Dyvare, Domingo Sánchez, el cofundador de Level – VR, Miguel Moreiras, el fundador y CEO de Civislend, Manuel Gandarias y el fundador y CEO de Propertista, Lorenzo Ritella. Los temas a tratar, propuesta de los asistentes, fueron la irrupción de tecnologías como el blockchain, el big data o la uberización del sector ─los clientes quieren tener el control─, así como los smart contracts y la financiación a través de crowdfunding y crowdlending.

«Las proptech hemos venido para sumar y para cubrir algunos vacíos que detectamos hace tiempo», afirmaba Miguel Moreiras a sus compañeros de mesa y al resto de asistentes. Con un discurso muy parecido abordaba el tema Manuel Gandarias al afirmar que «para el sector tradicional somos amenaza cero y convivencia 100%». Lorenzo Ritella sentenciaba: «Los dos modelos pueden convivir. La clave está en el valor añadido y en la calidad de las inmobiliarias; los buenos siempre van a estar en el mercado».

El auditorio de El Cubo fue testigo de que el consenso y el diálogo son posibles para innovar en un sector que necesita una transformación, dando paso a nuevas ideas y proyectos, actores que están empujando fuerte y que vienen a cambiar lo que conocemos.