Entre Toses y avisos legales

¿Tu web tiene TOS?

Lo de las Toses no es por esta ola de resfriados que nos suele asolar siempre por estas fechas, sino porque el otro día me preguntaba un emprendedor si, literalmente “podía mirar la TOS de su web”. Ante esa frase, no me quedó otro remedio que contestarle que era abogado y no médico; por tanto, si su web tenía TOS, quizás, era mejor llevarla a una consulta médica que recurrir a un abogado…

Bromas aparte, os cuento esto porque en España, por mucho que a más de uno le guste el término TOS, o Terms of USe o disclaimer (término del que, por cierto, soy muy fan), conforme a nuestra normativa lo que debemos tener, en función al servicio que ofrezca un sitio web, no son esos conceptos, sino un aviso legal, conforme lo exige la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de comercio electrónico.

Avisos legales

Este aviso legal, todo sea dicho, no es lo mismo que las condiciones generales de contratación o condiciones de compra, cuestión que en muchos casos se confunde. Es cierto que, en algunos casos, el contenido puede ser coincidente; sin embargo, a tenor de su definición, el aviso legal consiste en cunmplir con lo establecido por la ya mencionada LSSI con respecto a identificación y uso de la web y las condiciones generales de compra y/o contratación hacen referencia no solamente a esta norma, sino también a la Ley de Defensa de Consumidores y Usuarios, Código Civil, Código de Comercio o Ley General de Publicidad por sólo mencionar algunas.


Por tanto, queda bastante claro que condiciones generales de contratación y condiciones de compra no son lo mismo y, mucho menos, ir juntos o refundirlas (a modo de cóctel) en un mismo texto compuesto por todo lo que se pueda copiar por ahí y ponerlo todo junto como un único aviso legal (tendencia más que frecuente en muchas startups patrias).

Elementos que contemplar

Centrándonos en el aviso legal, veamos cuáles son los elementos que deben se deben contemplar, en qué consisten estos requerimientos legales y con ello, ante todo, el porqué con copiar el aviso legal de la página web de El Corte Inglés no es suficiente, ni buscar la de las empresas de la competencia cambiando el nombre y dejando el CIF o el domicilio de la antigua, por sólo mencionar un par de lindezas que me he encontrado en estos años…

En el aviso legal de una web, deben existir necesariamente una serie de elementos y otros que, si bien no son esenciales, pueden ayudar a cubrir la seguridad jurídica la web. En este sentido destacan los siguientes:

Objeto y titularidad

En este apartado deben aparecer todos los datos de la empresa. Debe aparecer necesariamente el CIF, los datos fiscales, fecha y número de registro en el Registro Mercantil. Así como determinar a qué se dedica la web, es decir, su objeto social, fijando claramente las características del mismo.

Elementos sujetos a Propiedad Intelectual

Es más que conveniente, aunque no se trata de una exigencia legal, fijar si tenemos en la web obras sujetas a propiedad intelectual u obras de las que tengamos autorización. ¿Y por qué es importante indicarlo? El objetivo es asegurar los mismos en caso de que se haga un uso indebido de estos.

Privacidad

El aviso legal debe contener una referencia mínima e independiente al apartado de privacidad relativo en la web así como el enlace al apartado de privacidad de la web establecido.

Limitación de responsabilidad

Dado que la web puede sufrir caídas (indisponibilidad del servicio) así como sufrir un ataque, contener virus o dar lugar al malfuncionamiento de algún navegador, es recomendable limitar la responsabilidad derivadas de estos aspectos y similares.

Legislación aplicable y fuero

Se trata de establecer en función de qué normativa y ante que tribunales se actuará en caso de conflicto. Mucho ojo en este apartado, porque de cada 10 que reviso, 9 suelen estar mal. ¿Y cuál es el error más común? Que a la hora de elegir el tribunal, las startups suelen indicar el de la sede social de la compañía; sin embargo, el que aplica es el de la jurisdicción del cliente final.

Y estos son en resumen, los elementos esenciales de un aviso legal web. Como veis, no son tan complicados de cumplir, por lo que no hace falta copiar…

Escrito por Rubén Vázquez, mentor del área legal de El Cubo

Imágenes: Wufoo (Flickr) y Joe Gratz (Flickr)