Coworking

La idea surge en 2005 y se basa en compartir un espacio de trabajo con otras personas en lugar de trabajar de forma aislada. Tiene un componente social muy importante, ya que está orientado a quienes prefieren trabajar rodeado de otros profesionales de los que además pueden nacer sinergias o colaboraciones. Por eso, la existencia de espacios coworking para trabajar es fundamental: son motivadores, inspiradores y fomentan la productividad.

Fuentes: Collaborativespaces, Forbes