Historias Talentum, cuando emprender sirve para aprender

Hace algunos días, con motivo de la celebración del evento ‘Talentum in session’, tuvimos la oportunidad de hablar con varios de los jóvenes que se han visto beneficiados por las becas del Programa Talentum Startups, que se enmarca dentro del proyecto Andalucía Open Future. En concreto, pudimos escuchar las experiencias de tres de ellos.

Geo González ha aprendido en los últimos meses lo que significa un empleo real «aplicando todo lo que le enseñaban en la universidad con trabajo de campo, con tecnología real y actual». Su tutor le encomendó la tarea de realizar pequeños retos para ir aprendiendo progresivamente.

Dice de CycleSmartCity, una de las startups aceleradas en El Cubo, que le parece «un proyecto muy bueno, de futuro». Y tiene una convencida previsión: «Ahora tienen que ver claro dónde hay un negocio muy rentable para invertir. Hace falta que alguien invierta».

Geo asegura que no solo ha aprendido, sino que él también puede ser útil para las empresas por las que ha pasado gracias a su experiencia personal, el factor humano, la capacidad de análisis de los problemas y, en definitiva, «lo que puede aportar una mente que no está dentro del ecosistema empresarial». «En unas cosas pecas mucho de ingenuo, pero en otras cosas no estás contaminado y aportas un punto de vista más libre», sentencia.

Talentum

En este tiempo, al becario le ha impresionado la lucha de los emprendedores día a día por sacar adelante una idea que «para algunos es un sueño». «Ves a la gente en su más puro estado de trabajo», algo que se lleva para el recuerdo de sus sensaciones.

Las vivencias han alentado su idea de emprendimiento, pero es prudente. «Más adelante», dice, porque considera el ecosistema emprendedor como «la jungla», y asegura que hay que tener «algo de rodaje para moverse con un poco de conocimiento de causa» dentro de él.

Eduardo Bermúdez comparte la experiencia, pero esta vez en el espacio de crowdworking que la iniciativa tiene en Málaga, La Farola. Concretamente, Eduardo trabaja desarrollando los menús y la tienda de un videojuego en el equipo de Mindiff.

Eduardo se siente útil: «He hecho la demo y las bases. Yo creo que en el futuro van a utilizar el fruto de mi trabajo para continuar la tienda». A pesar de que al principio no contaba con conocimientos suficientes sobre el lenguaje que utilizan para dicho desarrollo, asegura que se ha adaptado rápido y está trabajando «bien y muy contento». También está completamente seguro de que esos conocimientos le servirán el día de mañana y de que el aprendizaje siempre es recíproco.

Está contento con Mindiff y sus compañeros. Lo ve como una startup prometedora que va a ser una «empresa potente». Sin embargo, él aún no está decidido a montar una empresa por su cuenta. Sí que le seduce la idea de desarrollar su propio videojuego. «La experiencia me está gustando mucho, repetiría incluso».

Talentum

Cuando le hacemos elegir una sola cosa con la que se quedaría de la experiencia, no lo duda: «Lo mejor ha sido conocer a los compañeros, que son muy buena gente. Además, hay algunos que son medio famosos dentro del mundo de los videojuegos, ya que han desarrollado algunos importantes en España, y eso está muy bien».

Proyectos propios

El proyecto personal de José Antonio López es un acceso, un inicio de sesión en páginas webs utilizando solo y exclusivamente el DNI electrónico. Se encuentra actualmente en un punto intermedio del proyecto, para el que necesita «mucho desarrollo, sobre todo en la parte de seguridad».

¿Y para qué nos sirve el acceso con DNI electrónico? Permite acceder sin registrarse en las webs rellenando todos los campos del formulario y, además, no tiene que utilizar una contraseña para cada sitio. Es decir, es un facilitador de ese proceso tan tedioso que se nos presenta tantas veces en internet que, además, es más seguro.

Emprender le ha servido además para aprender. «Todo lo que he aprendido durante los seis meses de beca no solo me ha servido para tener un proyecto propio, sino que he estado trabajando en otras empresas donde he aplicado esos conocimientos».

Como próximos objetivos se propone terminar el máster que está cursando y comenzar un contrato laboral en la universidad y, cómo no, seguir desarrollando su proyecto, pero siempre en su tiempo libre.

«Cuando inviertes un tiempo, no solo lo haces para conseguir un beneficio directo, o dinero al final de mes, sino que sea algo que al final de tu carrera profesional puedas recoger, como puede ser una empresa. No sé si emprenderé con mi proyecto de Talentum, pero seguramente, al 90%, acabaré emprendiendo en otra cosa».