El equipo humano en una startup

Importancia del equipo

El amigo Javier Padilla suele decir que de ideas están los cementerios llenos, y no puedo estar más de acuerdo con él. El equipo es el que cuece, enriquece, modela, pivota, esprinta sobre el producto mínimo viable (PMV), que será donde testemos si realmente estamos solucionando un problema al cliente-consumidor final.

El inversor busca equipo y no lobos solitarios. Quítate de la cabeza cuanto antes eso de “yo soy el ideólogo del proyecto y sin mí estos no serían nada”. ¿Y si fuese a la contra? tú sin ellos serías uno más con una idea en la cabeza que no sabe cómo llevarla a cabo.

Aprende a valorar, gestionar, unir, cohesionar… al equipo humano que te rodea, ellos son la llave del éxito.

¿Cómo es el equipo humano ideal de una startup?

Multidisciplinar, eso para empezar. No me vale el “somos amigos de la facultad y nos complementamos bien, hemos generado sinergias durante estos años”. Es necesario aportar habilidades o experiencias distintas (gestión, organización, finanzas, marketing, ventas, tecnología, compras, logística, etc.).

Compensado, necesitamos cubrir las diferentes áreas de negociocore. Si tenemos una startup en la que nos dedicamos al diseño y fabricación de bicicletas con fibra de basalto, necesitaremos perfiles de ingenieros especialistas en materiales, en diseño, pero también nos hará falta un perfil de gestión para completar el equipo mínimo viable (EMV) alguien de marketing y ventas.

 

Fundamentalmente compuesto por entre dos y cuatro socios: que no tienen por qué tener el mismo porcentaje de capital. Este variará en función de lo aportado en tiempo, dinero, etc.

Se da por sentado que serán buenas personas, honradas, motivadas, y están comprometidas con el proyecto al ciento por ciento. Tienen capacidad de asumir riesgos, están acostumbrados a trabajar bajo presión, aportan en mayor o menor medida networking, dinero, herramientas, utillaje, etc.

También es necesario personas con capacidad para compartir la visión del proyecto y que tengan una velocidad parecida. No me vayas a traer gente con horchata en la sangre, que cuando tengamos un sprint, les dé por pedir tiempo muerto.

Los socios deben complementar al socio líder, sobre todo en aptitudes profesionales pero también es bueno que lo hagan en personalidad.

DAFO personal

Comparto con el amigo Carlos Blanco una reflexión que suele hacer, y es la de mirarnos al espejo antes de crear nuestra startup. Es necesario que identifiquemos en qué campos somos muy buenos y en cuáles somos malos. Esto nos permitirá saber qué tipología de socios debemos buscar para que nuestra startup tenga más posibilidades de éxito.

Para hacer un ejercicio de autoconocimiento, te recomiendo hagas un DAFO personal. Sin prisa pero siendo muy sincero, mírate al espejo, desnuda tu interior y enumera tus fortalezas y debilidades. Señala las oportunidades que ves y cuáles son tus principales amenazas.

Para preparar ese DAFO personal te puede ayudar el libro El hombre en busca de sentido de Viktor Frankl. Es muy duro su lectura, pero no es menos duro emprender.

“Debemos aprender por nosotros mismos, y también enseñar a los hombres desesperados que en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino que la vida, espere algo de nosotros” Viktor Frankl.

Escrito por Javier Pérez Caro, consultor de Management, profesor y mentor en El Cubo de Andalucía Open Future.

Imágenes: Hernán Piñera (Flickr) y Racormance.