“Aportamos a cada sector lo que realmente necesita”. Entrevista a WifreeZone, internet para todos los comercios

Los establecimientos que ofrecen wifi gratis para sus clientes son cada vez más habituales. De hecho, hay quienes lo convierten en un requisito indispensable para pasar un rato largo en un local, bien por necesidad para trabajar, bien por ocio. Sea cual sea el motivo, la wifi es una necesidad en muchos sitios.

WifreeZone es un servicio con el que podemos compartir nuestra wifi con los clientes. Estos, para acceder a la conexión, deberán cumplir algunos requisitos, como dar información personal o hacer like en una página de Facebook. “Para los negocios supone una ventaja competitiva, ya que los clientes estarán en un entorno proporcionado por nosotros, en el que podemos hacer promociones, ofrecer productos o servicios o generar una base de datos muy interesante”.

Hablamos con el equipo de esta startup acelerada en El Cubo para que nos cuenten la historia de esta idea.

¿Cómo surgió la idea de WiFreeZone?

Allá por 2014 cada uno de los socios fundadores decidimos empezar a aplicar la metodología Lean Startup para crear una aplicación para bares y restaurantes. Lo hicimos principalmente por aprender, por el carácter inquieto que nos caracteriza y con esta idea y, sobre todo teniendo en cuenta el equipo fundador, nos seleccionaron para una de las primeras aceleradoras nacionales, Bussines Booster de Valencia. Empezamos a trabajar en la idea y a pesar de que pronto comprobamos que nuestra App no tenía mucho futuro detectamos que existía una oportunidad para aprovechar la necesidad de wifi que tienen los clientes de los establecimientos. Por eso decidimos utilizar ese valor añadido para ofrecer una solución ventajosa a los dueños de establecimientos. Así nació WiFreeZone.

¿Detectasteis una necesidad clara en el mercado? ¿Qué ventajas aporta vuestra WiFi Social a los establecimientos?

Sí, nos dimos cuenta enseguida de que había una oportunidad y empezamos a investigar que soluciones había ya en el mercado. Ya existían algunas startups aplicando el concepto de wifi social, pero comprobamos que todas estaban haciendo lo mismo, eran muy transversales a todos los sectores y por eso nos decidimos a apostar fuerte por el sector horeca, y muy en concreto al sector hotelero.

Nos dedicamos a desarrollar funcionalidades muy a medida de lo que necesitan y conseguimos alianzas clave como ser partners de TripAdvisor, que permite a nuestros clientes multiplicar el número de reseñas y poder subir en el ranking. Lo que nos diferencia es que aportamos a cada sector lo que realmente necesita y mejoramos la experiencia del usuario que se conecta a la wifi. No es la misma experiencia de conexión la de un cliente de hotel que cuando se realiza desde una clínica o una peluquería, hay ciertos detalles que hay que cuidar para ofrecer un mejor servicio al cliente, consiguiendo ademas sacar el máximo partido a la wifi de invitados.

¿Cómo llegasteis a El Cubo? ¿Qué fue lo que os animó a participar? Sabemos que participasteis en un Open Day, ¿os sirvió esa experiencia para saber que El Cubo era vuestro objetivo?

Estando alojados en el CADE de Huelva ya estábamos haciendo uso de las becas Talentum de Telefónica y por ello nos invitaron a contar nuestra experiencia en una jornada de selección en la Universidad de Huelva. Fue allí donde conocimos a Juan Jesús Velasco que nos invitó a conocer El Cubo y nos animó luego a que presentáramos la solicitud. Lo que nos hizo decidirnos fue la oportunidad que se nos presentaba de poder afinar estrategias comerciales, las sinergias que se producen en el crowdworking de El Cubo y, por supuesto, el buen rollo que se respira en este ambiente de emprendedores. Claro que nos sirvió el Open Day, en ese momento es cuando te das cuenta de que realmente puede ser una gran oportunidad para la empresa estar en el ecosistema Open Future y la calidad de los mentores.

¿Cómo se encontraba WiFreeZone antes de llegar a este espacio?

WiFreeZone llevaba ya más de dos años de recorrido, con clientes de referencia y creciendo, pero se necesita mejorar continuamente. Existen determinadas áreas y procesos en los que hay margen de mejora y en ese momento nos encontramos ahora, planificando, midiendo, revisando y vuelta a empezar.

Ya lleváis algo más de un mes acelerados… ¿qué tal están siendo los primeros días? ¿Cómo ha evolucionado vuestra startup?

Pues están siendo muy acelerados, el tiempo para una startup pasa mas rápido de lo normal. Al principio hay muchos inputs y feedback por todas partes, nos llegan desde los mentores, los propios compañeros y se unen a los de los propios clientes y terceros, con lo cual lo que intentamos es absorber todo lo posible, ordenar las ideas y aplicar cambios poco a poco.

¿Qué aspecto valoráis más de este espacio de crowdworking?

Hay mucho aquí que aporta valor, pero si tenemos que elegir nos quedamos con las sesiones de mentoring que ayudan mucho y con la energía y generosidad del staff, es muy de agradecer con que entusiasmo y rapidez te ponen en contacto.

En AOF se establecen muchas sinergias entre los equipos… ¿qué tal vuestra relación con el resto de crowdworkers? ¿Qué puede aportar WIFreeZone al crowdworking?

La relación es muy buena, nos ayudamos unos a otros rápidamente y a veces aparecen relaciones muy fructíferas incluso de compartir clientes. Ademas es muy gratificante trabajar con empresas diferentes pero cuyos departamentos se encuentran con las mismas problemáticas como puede ser el Departamento de Marketing, donde se juegan las mismas reglas para todos.

Ahora que estáis en El Cubo, ¿cuál es vuestra próxima meta?

Aquí hemos venido a mejorar nuestra empresa. Tenemos calendarizados una serie de objetivos con los mentores que nos obligan a apretarnos las tuercas cada día. Por consiguiente, no miramos tan a largo plazo sino que las metas nos hacen mirar cada paso que damos.

Como emprendedores, ¿qué consejo daríais a aquellos que están poniendo en marcha su idea de negocio y que sueñan con estar algún día en El Cubo, como vosotros?

Que no pierdan la ilusión, las herramientas ayudan pero la actitud y la perseverancia lo convierten en realidad.