«La base de comunicación estratégica es una filosofía que forma parte de tu ADN». Entrevista a Victoria Cabrera

Victoria Cabrera es de esas personas con un bagaje profesional tan interesante e importante que habla de forma paradigmática, pero desde una naturalidad y cercanía envidiables. Y es que, como a ella misma le gusta decir, cuando sabes de comunicación, puedes comunicar de forma natural, como si pareciera que todo se nos ocurre sobre la marcha.

Todo lo que transmite lo hace con convicción pero con sencillez, y ha trabajando tanto en comunicación que comprende su mecanismo en profundidad y sabe aplicarlo en cada proyecto y en cada momento. De vocación y de formación, de experiencia y de talento.

Mentora en comunicación en El Cubo, siempre supone una garantía para los emprendedores contar con ella. Su especialidad es precisamente la generalidad, esa capacidad para, entendiendo cómo funcionan cada una de las especialidades de la comunicación, poder dar un paso atrás y contemplarlo todo con perspectiva de futuro y el abanico de posibilidades totalmente abierto. Estrategia, dicen.

«Yo soy la médica de cabecera y mis compañeros son los médicos especialistas». De esta forma tan gráfica define la mentora su trabajo con las startups de Andalucía Open Future, que se completa con la dedicación de cada uno de los especialistas en las distintas verticales de la propia comunicación.

¡Quiero mentoras como Victoria Cabrera para mi startup!

 

«Cada empresa tiene unas necesidades concretas en comunicación y marketing, y a todas no se les puede prescribir el mismo tratamiento, no pueden tomar la misma medicina para distintas dolencias». Victoria prosigue con su comparación: «yo diagnostico y les doy el conocimiento de las distintas herramientas que están a su alcance para que luego, según la fase en la que se encuentren, utilicen unas u otras y optimicen el tiempo y los recursos».

Estado de la estrategia de comunicación en las startups

Independientemente de la fase en la que se encuentre el proyecto, el denominador de origen es que todos los emprendedores «ven que la comunicación es importante». Una premisa beneficiosa para que Cabrera puede desempeñar su trabajo otorgándole la importancia que merece. Sin embargo, «no vienen organizadas ni orientadas ni saben cómo hacerlo». «Les supone un peso importante, les supera», sentencia.

Y todo tiene que ver con el desconocimiento en materia de comunicación. «La comunicación, cuando está gestionada por personas que no son profesionales, crea ansiedad y angustia».

¿Qué hacemos como mentores en Andalucía Open Future? «En primer lugar le ayudamos a perder el miedo a comunicar». Sabe que lo que ha acaba de decir es clave. Por eso, hace una pausa casi dramática para que el mensaje cale. Y saber usar el silencio también es demostrar una dilatada experiencia en comunicación. «Tienen que comunicar desde los inicios y esto no se traduce en una nota de prensa». La comunicación, según Victoria Cabrera, comienza cuando los emprendedores empiezan a comunicar de qué trata su proyecto.

En segundo lugar se traza una hoja de ruta de la comunicación, con un plan de comunicación general y cada una de las ramas específicas, así como las herramientas que, a día de hoy, tienen a su alcance: «eso les va a permitir ganar seguridad y perder el miedo». A partir de aquí, comienzan a incorporarse las acciones de comunicación atendiendo a la fase en la que se encuentren.

En comunicación, de lo general a lo particular

«La personalización es clave. De lo general me voy a lo personal». Vuelve al símil con el sector médico. «Nosotros, los médicos de cabecera, diagnosticamos, y después derivamos al especialista». Según la mentora, se repiten muchos de los problemas genéricos en las startups, pero cada una tiene su tratamiento específico.

En El Cubo, esos diagnósticos generales se hacen en sesiones grupales, donde los emprendedores emprenden los puntos principales de la comunicación empresarial. Pero es después, en las sesiones de mentorización personalizadas donde van a mejorar cada uno de esos factores concretos. «Todo el trabajo de comunicación debe ir alineado con el propio proyecto».

«Al mismo tiempo que vas caminando, la comunicación se va adaptando. Es flexible, abierta, está en beta permanente». Victoria advierte de que estamos malacostumbrados a mirar únicamente hacia adelante, y apuesta por una visión de 360º. «El día a día os habla, escuchadlo». Es entonces cuando empiezan a vislumbrarse oportunidades, cuando cambia la forma de concebir la comunicación.

Hace mucho hincapié en la personalización. Lo que a uno le funciona no tiene por qué funcionarle a otro, comenta. La idiosincrasia y valores de cada uno son personales e intransferibles. «Tener una mentorización específica y un tratamiento personalizado solo se lo pueden permitir las grandes empresas». «La comunicación siempre ha sido el caramelo que solo se pueden permitir unos pocos, los que la han podido pagar». Por eso insiste en que la clave de Andalucía Open Future es contar con un equipo de consultores.

«Al mismo tiempo que vas caminando, la comunicación se va adaptando. Es flexible, abierta, está en beta permanente»

La base aprendida en El Cubo es «para toda la vida». Las herramientas y canales pueden cambiar, pero lo que se aprende con nuestros mentores es para siempre. «La base de comunicación estratégica es una filosofía que va a entrar a formar parte de tu ADN». Los resultados entonces empiezan a ser visibles y el retorno es rápido: «una comunicación bien organizada siempre tiene retorno. Siempre».

Una metodología que está presente en cada acción

Cuando la periodista habla de comunicación no lo hace solo de una campaña de publicidad. Sino de aquella que nos haga diferenciar a una startup de su competencia. Del cuidar de cada correo electrónico, cuidar la imagen y pensar en grande. A eso se refiere Victoria Cabrera cuando habla de comunicación. «A día de hoy yo puedo hacer la comunicación como las grandes corporaciones».

La metodología que aplica Victoria Cabrera pasa por enseñar a las startups una comunicación que «puede parecer improvisada», pero que no lo es en ningún momento. «Todo tiene que responder siempre a un trabajo y una estrategia, aunque parezca improvisado y natural». Su propósito es claro: «Lo que yo quiero es que vean más allá del acontecimiento inicial».

Después de todo el proceso, los emprendedores se llevan algo muy importante: «una cultura de comunicación y un orden que antes no tenían».

Victoria Cabrera

Cabrera resume explicando cómo Andalucía Open Future es un programa único porque «hay un equipo completo de profesionales que no existe en otro lado». Con unos niveles de especialización de «Primera División. Ojalá muchos de los que emprendimos hace 20 o 25 años lo hubiésemos tenido».

Además, según la mentora de comunicación es una gran oportunidad: «en nueve meses tienes una formación que es a la vez máster, coach, inteligencia emocional… yo no sé explicar cuánto vale eso. Es incalculable. Tiene un retorno de inversión a través del equipo, el espacio, la metodología de trabajo y un sinfín de oportunidades».

«Lo que AOF te da no es dinero, es el talento de otro, la experiencia de otro, las capacidades de otro, las herramientas que existen, dártelas a entender y ahí nadie te pone límites. El éxito es el tuyo».

Victoria Cabrera se levanta corriendo para una mentorización en el Open Day de El Cubo. Con la misma humildad con la dedica su tiempo para hablarnos de su trabajo, se dirige a una mesa donde un emprendedor la espera para, precisamente, poner todo esto en práctica y recibir la que probablemente será una de las mejores lecciones sin pretenderlo de comunicación de su etapa profesional.